Higiene Dental

CEPILLADO

¿CÓMO?

Independientemente de qué técnica utilice el paciente para cepillarse los dientes, además de los dientes debe:

  • Cepillar las encías con el cepillo.
  • Utilizar la paleta lingual para limpiar la lengua ya que la lengua es un gran reservorio de bacterias que producen muy mal aliento.
  • Utilizar el irrigador bucal o la seda dental y los cepillos interdentales para limpiar los espacios interdentarios y las caras de las piezas dentarias que están en contacto unas con otras, pues acumulan mucha placa dental y es imposible eliminarla con el cepillo dental.

Hay 2 ténicas para hacerlo, pero independientemente de cuál utilicemos debemos llevar un orden riguroso, para no dejarnos ninguna superficie sin limpiar.

  • Técnica manual
  • Técnica mecánica
     

¿CON QUÉ?

A diario debemos utilizar los siguientes instrumentos de limpieza:

El cepillo dental es el elemento más conocido para el mantenimiento de la higiene dental. Debe ser recetado por los doctores tomando en consideración los requerimientos de la persona, el tamaño, la forma del mango y de las cerdas y la textura, y debe ser fácilmente limpiado y aireado, pues si se tapa estando mojado sin duda alguna en él crecerán hongos. Es conveniente cambiarlo a lo sumo cada 3 meses, incluidos los cabezales de los cepillos eléctricos si tienen un uso medio de 3 cepillados diarios.

El hilo de seda (para adultos) ó Flossette (más para niños), de forma manual ó el irrigador oral, de forma mecánica, son instrumentos para limpiar las superficies no visibles de nuestros dientes de forma rutinaria.

Se deben utilizar dentífricos que contengan flúor pues el flúor ayuda a remineralizar el esmalte.

Los limpiadores linguales se deben usar a diario, para eliminar los restos y bacterias que se acumulan sobre la lengua.

Podemos utilizar enjuagues bucales pero hay que saber que los enjuagues no sustituyen el cepillado ni el hilo de seda, pues su única función es impregnar las superficies de los dientes y las encías del principio activo que contenga, ya sea flúor para remineralizar el esmalte, Clorhexidina para problemas de encía o periodontales, o Nitrato potásico que es el agente que se utiliza en los enjuagues desensitivizantes.
 

¿CUÁNDO?

Es necesario cepillar los dientes después de cada comida, y el cepillado correcto requiere como mínimo 5 minutos.

Hay que hacerlo en los primeros 15 minutos después de haber terminado de comer, ya que ello hará más fácil la remoción de los residuosalimenticios y de la placa bacteriana, así como los pigmentos que se hayan a cumulado sobre los dientes. Además si se deja más rato, los ácidos producidos por las bacterias de la placa bacteriana hacen un daño mayor al esmalte.

Aunque lo ideal sería hacerlo siempre de forma perfecta, al menos una vez al día debe hacerse muy bien hecho, y si hay que elegir, la más importante es la de la noche, pues durante la noche se pasan muchas horas sin tragar, con mucha menos salivación, sin los mecanismos de autolimpieza propios de los movimientos de los músculos  periorales..etc. En definitiva, por la noche los restos hacen mucho más daño que durante el día.
 

¿POR QUÉ?

El cepillado de dientes es el primer paso para mantener unos dientes y encías saludables para toda la vida. El cepillado de los dientes elimina la placa bacteriana y otros restos alimentarios, previniendo así la caries y la enfermedad periodontal.

Manteniendo una correcta higiene dental:

  • Se evitan las caries y la pérdida de dientes.
  • Desaparece el mal gusto y mal aliento de boca.
  • No sangran las encías.
  • Mejora nuestra imagen frente a los demás y por tanto nuestra seguridad y autoestima.

La placa bacteriana es una película blanquecina que se deposita sobre los dientes y tejidos blandos bucales, en la que viven colonias de bacterias responsables de las enfermedades de los dientes (caries) y las encías (enfermedad periodontal). La placa dental debe ser eliminada con un buen cepillado dental. Su continua formación hace que tengamos que tener una constante sistemática para eliminarla, ya que pasadas 24 horas de su formación se calcifica y así se va formando el sarro, que tanto afecta a los tejidos periodontales (encía y hueso) en la edad adulta y que si no se controla desemboca en la enfermedad periodontal o piorrea que conlleva a la pérdida de los dientes..

El otro enemigo de nuestras bocas es la caries y debemos de saber que se forma por la desmineralización del esmalte, es decir, que el esmalte pierde su estructura y dureza. Esto ocurre porque las bacterias de la placa forman unos ácidos que disuelven el esmalte y por eso esa placa hace tanto daño y es tan importante removerla, para prevenir la aparición de estas 2 enfermedades.

En el caso de los niños además de lo que aquí se expone hay unas consideraciones especiales que deben ser consultadas en el apartado de odontología infantil.
 

Otros instrumentos de limpieza

De forma esporádica, en los momentos que sea necesario, podemos utlizar lo siguiente para mantener nuestra higiene oral:

Oral-B Brush-Aways son unos dediles rugosos y con sabor a menta para llevar en el bolso y limpiarse cuando no sea posible cepillarse. Son una alternativa más de higiene.

Revelador de placa (Plac control) tanto para niños como para adultos. Se debe utilizar siempre después del cepillado para que el paciente compruebe por sí mismo si se está cepillando de forma correcta y pueda corregir en las zonas donde no lo hace bien. Su forma de uso en gotas es una ó dos gotas en la punta de la lengua y distribuirla por toda la boca durante un minuto, un leve enjuague y a mirarse con un espejo por todas las superficies dentarias.

Donde aparezca de color rosa no está limpio y hay que volver a cepillar hasta que esté completamente del color del diente. Si es en pastillas, hay que masticarla durante un minuto y escupirla, enjuagarse levemente y hacer lo mismo que en el caso anterior.
 

TÉCNICA MANUAL

Con la técnica manual debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

a.   Cepillado:

Cepille la superficies externas de todos los dientes superiores e inferiores, comenzando por uno de los extremos de la boca hasta llegar a el otro. Iremos pasando diente por diente el cepillo deteniéndonos unos segundos en cada uno de ellos. Se debe colocar el cabezal del cepillo sobre los dientes inclinándolo 45º hacía el borde de las encías, llegando incluso a ellas, de forma que las masajee.

Mueva el cepillo de forma circular y vibratoria con movimientos muy cortos y controlados.

Cepille todas las superficies con las que masticamos y las superficies interiores de todos los dientes tanto superiores como inferiores.

Cepille las superficies internas de los incisivos superiores e inferiores colocando el cepillo en posición vertical y haciendo varios movimientos suaves hacia arriba y abajo.

b.   Hilo de seda:

Cortar un trozo y enrollarlo en los dedos corazón de ambas manos dejando una cantidad de unos 10 cm. libres entre ambos dedos. Nos ayudamos con el dedo pulgar y el índice de cada mano para pasarlo entre los dientes que tengan contacto. Lo introducimos en la unión entre 2 dientes y con un movimiento de vaivén lo vamos sacando hasta que esa unión entre dientes esté limpia.

Se debe usar desde que los niños son pequeños, aunque deben ser los padres los que deben pasárselo al niño, al igual que el cepillado, pues los niños no tienen destreza ni habilidad para poderlo hacer de forma correcta. Hay que dejarlos que lo intenten. Es muy importante su uso porque a esas edades tempranas las caries más frecuentes son las interproximales.

c.    Los cepillos interproximales.

Se utilizan cuando hay huecos entre dientes y en los pequeños espacios que quedan en la zona de la encía entre diente y diente. Es muy importante utilizar el tamaño correcto pues si es pequeño no hace suficiente efecto y si es grande puede hacerle daño a la encía y provocarle un problema. Nosotros le aconsejaremos el tamaño adecuado para los espacios que Usted tiene. Hay que pasarlo por entre los dientes varias veces.
 

TÉCNICA MECÁNICA

Con la técnica mecánica se utilizan los siguientes instrumentos:

a.   Cepillo eléctrico:

Es la alternativa ideal ya que con el mínimo esfuerzo, sólo el de pasarlo de un diente a otro dejándolo unos segundos en cada uno, se obtiene una limpieza extraordinaria. Es importante al igual que con el cepillo manual, seguir un orden riguroso, para que no se quede ninguna superficie sin limpiar.

Hay 2 clases de cepillos eléctricos:

    Los que funcionan por rotación: su cabezal gira a una alta velocidad produciendo una limpieza buena.

    Los que funcionan por vibración: este cepillo vibra, como si fuera un ultrasonido a mucha velocidad, produciendo un movimiento que da lugar a una limpieza excelente y muy superior al cepillo eléctrico por rotación. En contrapartida es más costoso que el anterior, pero la relación costo-resultado es mucho mejor que con el otro, pues la limpieza es más efectiva.

b.   Irrigador bucal:

Es un aparato que tiene una cubeta de agua, una pequeña manguerita y una boquilla, y al conectarlo manda agua mediante impulsos intermitentes y con presión agradable y regulable, arrastrando todos los residuos que se acumulan en boca. Es especialmente efectivo en los espacios interdentales, en pacientes periodontales, en tratamientos de ortodoncia, implantes dentales y protesis fija donde es muy fácil que queden retenidos restos de comida.
 

SI TENEMOS ORTODONCIA

Lo primordial es disponer de una ortodoncia de calidad para que los resultados sean óptimos. Durante el tratamiento es importante llevar una higiene dental muy cuidadosa. Los aparatos hacen que se retenga más placa dental y restos de alimentos en los dientes y hay que dedicar algo más de tiempo a su limpieza.

Hay que cepillarse después de las comidas, prestando especial atención a la zona de los dientes que está junto a la encía, que es donde más restos se acumula, pudiendo provocar: 

  1. Descalcificaciones o manchas blancas que nunca desaparecerán.
  2. Caries, que no es provocada por el aparato, sino por los restos de alimentos y placa que no se eliminan correctamente y permanecen en contacto con el diente.
  3. Mucha inflamación en las encías viéndose muy rojas y sangrantes. Además esta inflamación hace que el tratamiento evolucione con más lentitud.

Se debe usar cepillo eléctrico y si no se tiene se deben usar cepillos específicos de ortodoncia, además de cepillos interproximales para zonas de difícil acceso con el otro cepillo. Se deben cambiar regularmente.

Es importante utilizar el hilo de seda ó el  irrigador oral, pues el agua que impulsa arrastra los restos acumulados facilitando enormemente la higiene.

Al menos dos veces en semana se debe utilizar revelador de placa para evaluar dónde la higiene no se hace de forma adecuada y así poder corregirlo.

Deberá ser cuidadoso con los aparatos de ortodoncia, porque las roturas de ellos llevarán a un retraso en la finalización del tratamiento.

Si practica algún deporte es conveniente utilizar protectores bucales, para evitar accidentes.

Hay que evitar:

  1. Tocarse con elementos duros, como lápices, bolígrafos o palillos, que pueden despegar los aparatos o doblar los alambres, pues provocaría que los dientes se movieran de forma indeseada.
  2. No tocarse con los dedos. No morderse las uñas.
  3. Hay que evitar comer frutos secos, cualquier alimento o fruta que contenga hueso, como aceitunas con hueso, cerezas, etc.
  4. La fruta debe ser partida en trozos pequeños, y no comérsela a bocados.
  5. Los bocadillos deben ser de pan blando.
  6. Los portadores de aparatos estéticos deben intentar controlar el consumo de sustancias que puedan teñirlos, como café, té, bebidas de cola o tabaco.

Reserva online
CENTROS DENTALES BANCHS & ROJAS

Reserva la cita para tu tratamiento en apenas unos minutos, rellenando un simple formulario